El poder de las conversaciones

Si haces memoria seguro que estarás de acuerdo conmigo en que tu vida habría sido distinta si hubieras tenido algunas conversaciones que no tuviste, o las hubieras enfocado de forma diferente. Es posible incluso que tengas conversaciones pendientes. Somos seres dialécticos, y las conversaciones son encrucijadas que nos abren o cierran caminos y posibilidades. Sobre ello ha escrito Álvaro González-Alorda en El Talking manager (Alienta Editorial).

Álvaro González-Alorda se ha inspirado en su trayectoria como profesor, consultor y conferenciante para explicar en El Talking manager el valor de las conversaciones en nuestras vidas y, en especial, en el seno de la empresa.

Desde la necesidad de abordar las conversaciones difíciles, a la importancia del cara a cara, o saber hacer uso de los silencios, González-Alorda repasa los diferentes factores que intervienen en el mundo del cara a cara. No sin remarcar que la calidad del liderazgo depende de la calidad de las conversaciones, ya que detrás de grandes ideas, “hay ideas buenas que han sido conversadas” asegura.

En el libro hay algunas reflexiones, que de tan obvias nos sorprenden: como la tendencia actual a reemplazar conversaciones por mensajes escritos. Hemos caído en el defecto de gestionar largos e-mails para lo que podríamos resolver en una conversación de diez minutos. ¿No lo has pensado nunca?

Quién habla y cómo lo hace
De todas las variables que intervienen en una conversación, hay dos que determinan notablemente su impacto: la argumentación y la empatía, y que pueden derivarnos a una conversación de desgaste, de rechazo, de calentón o inspiradora.
González-Alorda también cataloga los tipos de managers según sus cualidades dialécticas: el non-talking manager el over-talking manager y el talking manager.

Nos quedamos con algunas de las cualidades del talking-manager:

  • Siente afecto por las personas de su equipo
  • Dedica tiempo a conversar con ellos
  • No improvisa las conversaciones
  • Es empático
  • Tiene más preguntas que respuestas
  • Sabe decir “no lo sé”
  • Pide la opinión y la tiene en cuenta
  • Escucha con los cinco sentidos
  • Se da un tiempo para reflexionar
  • Es flexible y cede
  • Asume los errores
  • No habla mal de nadie nunca
  • Sabe pedir disculpas y aceptarlas
  • Confía y delega
  • Tiende puentes entre posturas enfrentadas
  • Comparte la información

A ello, el autor lanza su pregunta, ¿cuáles de estos rasgos compartes? Y ¿qué estas dispuesto a cambiar para lograrlo?

Por Olga Ortega, periodista y coordinadora de publicaciones en BPMO Edigrup

Entradas relacionadas:

Esta entrada fue publicada en Cercanía, Utilidad y etiquetada , , , , , , , , , , . Añade a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>